Mejores clientes
No es raro que nosotros los diseñadores gráficos vernos en la situación que los clientes no quieren pagar lo que vale nuestro trabajo o simplemente no le dan valor al esfuerzo y trabajo en sus proyectos.

Igualmente mucha gente de las que nos contrata (especialmente si eres “freelance”) con la idea en mente de pagarte lo menos posible por una cantidad absurda de trabajo. Dejando al diseñador en una posición no muy cómoda, donde acepta las demandas del cliente o termina en una situación insoportable. Pienso que esto pasa al tener “clientes de baja calidad”, es poco lo que podemos hacer por cambiar la mentalidad de esos clientes. Lo que si podemos hacer es tratar de “buscar clientes de alta calidad”, aquellos que le dan valor al diseño. No hay una formula mágica para esto. Pero con un poco más de empeño puedes orientar tu negocio hacia ese tipo de cliente, solo hace falta un poco más de confianza y tal vez seguir algunos de los pasos que coloco a continuación.

1. Conoce cuanto vales
Más fácil decirlo que hacerlo. He conocido diseñadores que piensan que su tiempo cuesta $4 la hora. No saben como calcular su valor. Muy pocos saben en realidad cuanto vale su tiempo. Para poder saber realmente tu valor puedes usar la siguiente calculadora para calcular tu valor por hora.

No desesperes por obtener un contrato: Esto se refleja en la percepción que tiene el cliente sobre ti. Clientes de alta calidad quieren diseñadores de alta calidad. Tu confianza debe decir “Yo valgo mas que eso y mi trabajo vale mucho más”. El cliente tomará por cierto lo que dices, si no es así debes mantenerte firme en tu precio y hacer que el cliente lo acepte.

Error: Cobrar poco para darte a conocer, esta es una técnica que muchas veces usamos cuando comenzamos. Pero esto puede ser un arma de doble filo, pues puede atraer a los clientes de baja calidad.

No hay excusas para ser arrogante, no somos indispensable, pero no hay nada malo en hacer ver que tu negocio si lo es.

2. Decir Si no siempre es bueno:
Algunos clientes esperan que estés disponible todo el tiempo. Quieren un pago bajo pero con un alto servicio. Estos clientes te envían emails todos el tiempo, te llaman e incluso te piden que añadas otras cosas a los servicios ya contratados.

Es bueno darle un poco extra al cliente, eso crea fidelidad de su parte. Pero hay que hacerle saber que cada cambio que quiere conlleva un costo adicional. Igual que a los niños si lo dices debes cumplirlo. Si uno va a un restaurante y pide un plato, pero añade algún ingrediente hay que pagar extra, si pides cambiar algún componente por otro, también tiene un cargo extra. Si están pintando tu casa y a mitad de trabajo decides cambiar el color, tienes que pagar extra. Entonces en el diseño es lo mismo, cambios y extras se cobran.

Siempre dile al cliente desde el primer momento el costo del trabajo y el costo de los extras.

3. No estafes, orienta:
Hay veces en que se le ofrece al cliente cosas que no necesita. Aunque el cliente muchas veces llega con ideas de lo que necesita, es nuestro deber el hacer un poco de investigación y orientar al cliente si una de sus ideas no es la adecuada. Al final los clientes lo agradecen.

Busca tu formula.
Estos consejos son solo una guía, al final debes buscar tu formula perfecta, esa que te ayuda. No todo funcionara siempre y no siempre podemos saber que tipo de cliente nos toca, pero si podemos tener una idea.

¿Qué haces para atraer clientes de alta calidad?