Estuve leyendo hace unos días atrás un libro llamado LOS ELEMENTOS DEL DISEÑO de Timothy Samara. En este libro el autor nos presente una de las que a mi humilde opinión es una de las mas completas definiciones del diseño gráfico que he leído en los últimos años. Las comparto a continuación con ustedes.

>>>

El diseñador gráfico es un comunicador: toma una idea y le da forma visual para que otros la entiendan, la expresa y organiza en un mensaje unificado sirviéndose de imágenes, símbolos, colores y materiales tangibles, como una página impresa, e intangibles, como los pixeles de un ordenador o la luz en un video. Los diseñadores gráficos realizan esta labor para una empresa u otra organización con el fin de ayudarlas a llevar su mensaje al público y con ello provocar en este una respuesta determinada.

El diseño gráfico como industria es prima de la publicidad y ambos nacieron del tumultuoso periodo de la Revolución Industrial de finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando la clase trabajadora comenzó a disponer de tiempo y dinero para emplear en compras y otras actividades. El diseño gráfico y la publicidad comparten un objetivo común: informar al público de los bienes, servicios, acontecimientos a ideas que alguien cree que les pueden interesar. Pero el diseño gráfico se distingue de la publicidad en lo que respecta a su objetivo: la publicidad, una vez que ha informado al público de su producto a espectáculo, intenta engatusarlo para que gaste dinero. Sin embargo, el diseño gráfico busca únicamente aclarar el mensaje y transformarlo en una experiencia emocional. Claro que el diseño gráfico es utilizado a menudo por la publicidad coma un instrumento para vender, pero el diseño del mensaje es, en sí mismo, un logro. Este propósito es lo que diferencia al diseño gráfico de las demás artes visuales pues se trata de un propósito definido por el cliente y manifestado por el diseñador, más que de un propósito generado por este. Aunque históricamente el mecenas fue a menudo un cliente de los grandes maestros, lo cierto es que, hasta el siglo XIX, la creación artística se entendía intrínsecamente como una industria de servicios. La mística de la “autoexpresión”, del artista bohemia, no surgió hasta la década de 1830 y la :idea del diseñador gráfico coma “autor” no apareció hasta la década de 1970. En los casi cincuenta años transcurridos desde que la industria del diseño empezó a exigir que se considerara al diseño gráfico coma profesional, a este se le han colocado múltiples etiquetas: desde estratega visual hasta mediador cultural. Mientras tanto, el diseño daba forma no solo a las bases del mundo corporativo mediante ingeniosos recursos visuales, sino también al más amplio lenguaje visual del entorno posmoderno. Todas estas funciones son importantes para el diseño gráfico, pero, si no queremos correr el riesgo de olvidar la verdadera naturaleza del diseño, recordemos que esto que hace un diseñador gráfico. Un diseñador gráfico asimila conceptos verbales y les da forma. Un diseñador organiza esa forma resultante y la convierte en una experiencia tangible y comunicable, La calidad de esa experiencia depende de la pericia y habilidad del diseñador para crear a seleccionar formas con las que manifestar conceptos a mensajes. Un diseñador es responsable de la vitalidad intelectual y emocional de la experiencia que transmite al público con dichos mensajes La misión del diseñador es elevar la experiencia del mensaje por encima de una banal transmisión literal, del mero placer visual producto de su egoísmo confuso e indulgente o de su afán de realización personal. No obstante, éstos pueden resultar importantes para el diseñador ya que la belleza es, al fin y al cabo, una de las funciones do cualquier mensaje visual relevante; así como la prosa puede ser o aburrida y seca o elaborada y poética, también un objeto útil puede ser diseñado para no reducirse solo a su realidad física.

Hacia 1932, Adolf Loos, el notable arquitecto vienés, decía: “Existe una gran diferencia entre una urna y un orinal y es en esta diferencia donde se abre un margen para la cultura”. Este margen es muy amplio. Diseñar es una disciplina que -Integra grandes cantidades de conocimientos, aptitudes e intuición, pero es eras que la suma de los diversos elementos que lo conforman: es comprender los fundamentos de la forma y la composición, aplicar dichos fundamentos para evocar emociones y simbolizar conceptos de mayor alcance, manipular los mensajes del color, comprender la semiótica y la relación entre los distintos tipos de signos visuales, controlar el ritmo de la jerarquía material e informativa, integrar tipos e imágenes para producir un mensaje unificado y coherente, planear la elaboración del trabajo y, finalmente, asegurar la calidad física de este como objeto, ya sea impreso, digitalizado o construido.
<<<<